Manipulando el asunto (microrrelato erótico)

Ilustración de Loui Jover
Ahora, en este preciso instante, lo tengo desnudo frente a mis ojos. Siempre me impresiona la presentación y me siento tan insegura como la primera vez. Pero me reconozco una viciosa del género: tan limpio, tan pulido. No muy grande, es verdad, pero de extraordinaria potencia. Vigoroso. Épico. Ascendiendo en palpitante tensión hasta descubrir al final su sorpresa redonda y brillante…

Me entretengo en repasarlo con mis labios varias veces, despacito, deleitándome en su tono firme. Con la práctica, mi lengua se ha vuelto precisa y sin necesitar más prefacio me voy directa al tema. Lo estoy clavando, sin digresiones: más de la mitad ya es mía. Su introducción me produce un íntimo placer que procuro dominar. Conozco los recursos. Como avezada valkiria, bribona en el montaje, apuro y aminoro la acción a mi antojo, administrando sabiamente las pausas. Pero no puedo dilatarme más. Se acerca el clímax. Debo acelerar el ritmo. Más rápido, más rápido, más… Mmmmmmm… Sí… Así…Qué gusto… ¡Ya! ¡Ya! ¡Por fin he acabado este micro!

..................................
Con este divertimento inauguro el año nuevo y os deseo 366 días felices, repletos de ilusiones cumplidas. Muchas gracias a todos los que habéis leído y comentado en este blog, vuestra compañía me alienta y anima siempre. ¡Que tengáis un erótico 2016!

24 comentarios:

  1. Muchas gracias Luz por micros. Gracias por enseñarnos nuevas formas de mirar... Un abrazo y un feliz 2016!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti, Mariola! Un abrazo enorme y que lo disfrutes mucho!

      Eliminar
  2. Me encanta el ritmo que has impartido al relato... Magnífico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ildefonso. Lo cierto es que no me podía parar en más detalles para no desvelar la trama, así que me salió uno rápido jejej.

      Eliminar
  3. El ritmo, la intensidad, la sorpresa final, la sensibilidad, la imaginación... Genial, Luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Luis. Muchísimas gracias por pasarte, besazos!

      Eliminar
  4. Estupendo relato, merece el premio de la sonrisa vertical.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo presentaré, a ver si me lo dan : ). Gracias por aportar tus palabras, Yotrasto, bienvenido a mi blog, un cariño!

      Eliminar
  5. ¡Qué microrrelato más original y excitante! Una fiesta para los sentidos esa reconstrucción de una concepción de un micro, de la forma más sensual.

    Muy bueno.


    Por un gran 2016.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es un micro de filóloga jeje, hay mucho doble sentido con los términos. Un abrazo, Jarqué, que tengas un año lleno de pequeños y grandes erotismos literarios!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias, Alfred, la verdad es que me divertí mucho escribiendo este. Que me sentía yo pillina, vamos : ). Gracias por pasarte!

      Eliminar
  7. Jaja tenía la leve sospecha que ibas acabar así: alcanzando el climax en el desenlace del microrrelato. Te deseo un 2016 de muchas más satisfacciones y orgasmos literarios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al fin y al cabo ¿qué es un micro sin su clímax final? Que la literatura nos satisfaga, Julio, al menos la literatura... : ) ¡Muchos besos, gracias por venir!

      Eliminar
  8. Me habían contado, hace ya muchos años, que los helados de fresa eran los que mas disfrutabas . ¿ Sabes que eres una artista?. Toda la felicidad del mundo para este dificil año y mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más para mi Tigu, domador de endecasílabos y capitán de sonetos. Que todos los días de este año te abracen antes de dormir, vigués. Un beso enorme!

      Eliminar
  9. En este micro relato he visto a Lope de Vega y al famoso soneto que le encargó Violante... ¡qué maravilla! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj gracias, Holden! Salvando las (infinitas) distancias, es cierto que ambos textos se van construyendo al tiempo que se escriben (bueno, esa es la impresión que pretenden dar) y finalizan forzados por las mismas características del género (el de Lope los 14 versos y en el mío la forzosa concisión del microrrelato). No había caído yo, probablemente porque en los dos (en el bueno de Lope y en el mediocre mío) se trabaja con la metaliteratura. Yo, que soy bien ambiciosa, pretendía además generar una ambigüedad y engañar al lector para que pensara que estaba hablando del acto sexual. En fin, el resultado me resulta gracioso, aunque no muy armónico la verdad, pero me divertí mucho enfrentándome al reto.

      Lope es mi autor preferido. Yo hice el tercer ciclo de mi carrera especializándome en Lope. Lo amo. Si volviera a nacer yo quisiera ser Lope (porque se lo pasó muy bien y muy mal y tuvo una vida LLENÍSIMA DE COSAS). Así que muchísimas gracias y un abrazo!

      Eliminar
  10. Hola me alegra retomar la lectura y contigo.
    Me encanto el relato .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Anabel! ¡Que alegría me ha dado reencontrarte! Un beso enorme, nos leemos!

      Eliminar
  11. Hola Luz:
    He aterrizado aquí a través de otro blog, he leído un par de tus micros y me han encantado. Tienes un estilo muy personal.
    Con tu permiso te sigo.
    Un abrazo.
    Celia

    ResponderEliminar
  12. Luz! Me has dado ganas de ponerme a escribir uno! jajaja
    Me pareces de lo mejor manipulando el asunto...
    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besazos, María! Si es que cuando empiezas no pudes parar : ). Gracias por pasarte!

      Eliminar