Lo arropaba una voz.

Ilustración de Maki Hino
     El hombre tenía un oído tan sumamente fino que podía escuchar a su propia madre, fallecida cuando era niño. Solo debía pegar la oreja al armario y preguntar: "Mamá, ¿estás ahí?" La voz amorosa, como llegando de muy lejos, contestaba: "Sí, hijo mío. Abrígate mucho. No andes descalzo. No te fíes de los García, siempre fueron muy hipócritas...

     Así, día tras día, las palabras de la madre lo reconfortaban y aconsejaban en las vicisitudes cotidianas. Hasta que aquella mañana extraña el hombre no obtuvo respuesta. Entonces abrió el armario, buscó y rebuscó, y angustiado por no hallarle explicación al repentino silencio, entró de cuerpo entero. Curiosamente no sintió inquietud cuando se atrancaron las puertas, sino un sueño muy profundo. Se tapó con el abrigo de lana castaño y no sabe cuánto tiempo durmió, pero sí que lo despertó, del otro lado, una vocecita preguntando: 
     —Papá, ¿estás ahí?

48 comentarios:

  1. Je... La historia se repite. Destaco que en ambos casos se repite la búsqueda al que está del otro lado del ropero. Pero el que está en el ropero no busca a otro que también está en el ropero.
    Me gustó mucho.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Diego, espero que lo hayas pasado bien. Dejé algunos cabos sueltos porque siempre tengo tendencia a ligarlo todo demasiado. No debo ser tan causal, pienso : ). Así también meto menos la pata.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Una maravilla, Alba. Ese "paso al otro lado" que simboliza el armario. Pero eso sí, un otro lado muy cercano, muy de andar por casa arropadito y no quererse marchar (para alivio del niño, que al menos tiene una voz amada que lo reconforta)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sara. Sí, esos pobres armarios, que tanta fama tienen de acoger monstruos, también guardan mantitas de la abuela y chaquetas de lana, y sobre todo esos macizos y antiguos son preciosos y acogedores. Yo tengo uno que perteneció a mi abuela. Lo adoro. Quizás por eso se me salió el relato : ).
      Un abrazo y gracias por pasarte!

      Eliminar
  3. El ciclo de la vida y sus pequeños ritos. Qué don tienes para hablar de la muerte y que parezca pura poesía.
    Felicidades, Alba. Calidade.
    Juan M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciñas, me alegro mucho de que te guste : ). Es curioso, me resulta menos doloroso escribir sobre eso que sobre algunos sufrimientos de la vida. Creo que llevo peor la enfermedad, puede que porque nunca he sufrido la pérdida de un ser muy querido.
      Un abrazo, gracias por venir y comentar!

      Eliminar
  4. Qué muerte más dulce. Qué sensibilidad. Qué bonito.
    Lo he releído en voz alta. Qué sensación.

    Ya estás tardando a publicar el siguiente relato. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, bonita, que te guste a ti es para mí un gran ánimo. Lo segundo depende de lo que conduzca. A más conducción, más relatos : ).
      Un abrazo grande!

      Eliminar
    2. Olvidé decirte que la ilustración me pareció fabulosa y descubro que son ¡muñecas de papel! Que trabajo tan "japonés". Me encanta esta artista.
      Gracias por dármela a conocer.

      Eliminar
  5. Este relato me trae la imagen de una Matrioska o muñeca rusa. Muy bueno Alba. Hace algunos dias que pululan por aquí los fantasmas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, llevaba algunos más irónicos y me apetecía cambiar de tono un poco. Creo que los fantasmas dan mucho juego porque las cosas cobran siempre otro sentido verdad? cuando te fuiste.
      En Galicia hay un cuentacuentos muy conocido, llamado Cándido Pazó, cuyas actuaciones constan de un solo cuento. Lleno de cuentos pequeñitos, unos dentro de otros. Vieras como abre uno, dentro abre otro, y otro. Y luego los va cerrando. Es preciosa esa técnica.
      Un besazo, gracias por venir!

      Eliminar
  6. Has vuelto a emocionarme. La muerte contada con una dulzura difícil de encontrar. Un tránsito necesario para que todo siga igual, la energía fluya, el mundo gire.
    este seguro que lo veré publicado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lo digas tú, quien me diera tener tu sutileza. Quien sabe, me gustaría juntar algunos para que los ilustrase mi hermana, es un sueño que tengo. Por ahora está aquí muy calentito con tus palabras. Gracias, Juanchiño.

      Eliminar
  7. Como siempre una maravilla. Ternura y delicadeza colgadas de la misma percha. Yo quiero se como tú.

    Saludazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Barlon. Y yo como tú, cambiamos un par de semanas? ¡A ver que nos sale!
      Gracias por pasarte, muchos besos!

      Eliminar
  8. Lindo y Tierno. Precioso de veras.
    Encantado de leerte siempre.
    Mil besos dulces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gabriel, muchas gracias, para ti y para tu casa muchos más. Sabes qué ha pasado con nuestro gato Serge? Hace mucho que no escribe...

      Eliminar
    2. No tengo ni idea. Serge siempre aparece y desaparece, en cualquier momento regresará.
      Besitos.

      Eliminar
    3. Ya apareció : ), no hay como llamar... besitos!

      Eliminar
  9. El relato es muy tierno, precioso. Me intriga donde encuentras las ilustraciones, tan pertinentes y originales. Te lo curras mucho con ellas, son un buen marco donde poner tus escritos.
    Besinos Alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta el mundo de la ilustración, me lo paso bien buscando, al menos si tengo una conexión que me permita cargar bien las páginas. Aunque una vez me desaparecieron todas las imágenes del blog y me dio una gran frustración, me gustaban mucho. Soy seguidora de este blog:
      http://bibliocolors.blogspot.com.es/

      Ahí encuentro mucho material. Hace poco descubrí a Maki Hino, me parecen impresionantes sus ilustraciones, de una belleza y delicadeza que me conmueven. Otras veces es inquietante y revulsivo, mira, ya verás!

      http://www.flickr.com/photos/32872328@N02/

      Un besazo, Bluess, gracias por venir a mi casita.

      Eliminar
  10. Muy, muy bueno en su técnica narrativa: construcción de personajes, trama circular. Y la ternura para tratar el tema de la muerte y la conexión padres - hijos.
    Un lujazo leerte.
    Beso grande
    San Montelpare

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandra, lo mismo digo. Y añado: comodísimo es la primera vez que me me apunto a recibir entradas por correo y la verdad que me da mucha alegría cada vez que recibo una cipsela, es como recibir una sonrisa por correo.
      Besazos!

      Eliminar
  11. Vaya, yo vi un armario igualito en una tienda de segunda mano, y he encargado que me lo traigan ¿He hecho bien? Es un pregunta de García...
    Abracitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. : ) pues yo pienso que si no es de la familia de toda la vida puedes toparte con otra mamá suplente para darte consejos y recomendaciones. Eso no sé si será bueno, o malo... : )
      Gracias por venir!

      Eliminar
  12. ¡Excelente, Alba!

    Suscribo lo apuntado por Sandra Montelpare, a lo que añado que constituye una buena muestra de oficio y pericia técnica.

    Dejo aquí mis aplausos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, compadre, siempre es una alegría especial para mí tu visita. Besazos!

      Eliminar
  13. Por que será que en ocasiones cuando la respuesta esperada no es tal, nos vale otra?
    Como siempre una belleza. De mi Sur a tu Norte mil aplausos y cientos de abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta verdad en una frasecita. Siempre hay una luz verdad? Un abrazo, Tigu. De norte a sur, al calorcito.

      Eliminar
  14. Alba:
    Su hijo también gano ese don y él comprendió su muerte al escuchar su voz. Me encanto.

    Un gusto volverte a leer.

    Serge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Y a mí escucharte que ya andaba yo preocupada! Besazos, Serge, qué alegría verte de nuevo!

      Eliminar
  15. Wao Alba, Guillermo del Toro te compraria encantado este cuento suspense de una. Que tienes que envidiar?. Excelente Albita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmmmm se lo voy a mandar! : ) Gracias Atalita, me alegro de que a ti te guste, un besazo muy enorme!

      Eliminar
  16. Uf! tengo un escalofrío bajándome por la espalda que...
    Muy bien llevado. Abrazos Alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ti más, gracias por leerme y comentar!.

      Eliminar
  17. Es una joya, Alba. Muy, muy bueno. Te felicito y te mando un enorme abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que te haya gustado, Yadira. Muchos besos me alegra no haberte perdido por estos mundos de redes. Estrechito!

      Eliminar
  18. Vaya relato amiga, he llorado, gracias, besos linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me emociona que te emocione. Entonces te doy un abrazo muy estrechito. Yo también te escucho pegando la orejita al monitor. Besazos!

      Eliminar
  19. Laxe es un pueblito en La Costa de la Muerte en el que viven unas tres mil trescientas almas, tiene una gran playa, en forma de concha, de arena fina y muy blanca; tiene un puerto, tiene un bonito faro blanco plantado en una pradera verde y hasta tiene un club náutico. Yo no conozco Laxe, sé que es bonito por las fotos y por lo que he leído. Me gusta que Laxe sea bonito y tranquilo, me gusta que tenga una playa grande de arena blanca, me gusta que el mar visto desde Laxe sea azul y limpio, y que tenga un gran paseo marítimo para pasear. No sé si alguna vez veré todo lo bonito de Laxe; pero me gusta que sea así porque Laxe es dónde está Luz. Ella se sienta a mirar al mar desde “A Ventana” y me imagino que mirando al mar encuentra todo su universo fantástico, todas las historias que escribe y todos los cuentos que sueña. Me gusta que Luz pueda pasear desde su casa hasta el Cabo de Area y que en su paseo el olor a mar y las gaviotas la ayuden a imaginar todo lo que luego nos regala. Me gusta Laxe porque es el refugio de Luz.

    Daniel Costa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me lo imagino a él muy ocupado, madrugando mucho y poniéndose un traje que no le acaba de convencer. Besa a sus críos y querría quedarse un rato más mirando, pero tiene que ir a trabajar. A veces, en el asfalto, se queda mirando a una pequeña brizna de hierba y se pone soñador, aunque no se lo confesaría a nadie. Quisiera un cachito de mar, un cachito de bosque y un cachito de cielo despejado. Pero prefiere que le baile en los ojos una sonrisilla irónica en vez de una nostálgica ilusión. A mí me cae muy bien y le doy muchas gracias por haberme dejado una dulzura. Muchos besos, Daniel! Gracias, es un regalo muy bonito el que me has dejado, aquí en mi casita. Gracias, chuli.

      Eliminar
  20. Un relato escrito mucha sensibilidad, esa voz que arropa en sueños... y que a su vez nos recuerda, que quizás desde el otro lado, guían nuestros pasos, nos cuidan si...nos cuidan.
    Hermoso, emotivo y profundo relato.
    Un abrazo de azul mar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángeles, por leerlo y dejar tus palabras. Un abrazo!

      Eliminar
  21. Ohhh, ¡qué bello final! Qué bien haber vuelto a este mundillo de los micros para descubrir creaciones así. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no sé en qué pensabas al marcharte. Con lo bien que lo haces. Pero no te voy a reñir y sí alegrarme del regreso. Besazos!

      Eliminar
  22. Hola Alba, cosas de internet, he caído por aquí y la lectura de alguno de tus textos ha sido una trampa de precisión.
    A partir de ahora te sigo, me han encantado.

    Invitada quedas al mío y a rastrear por sus lados y si hay lago que veas que te interese quédate.
    http://montesinadas.blogspot.com.es/

    Montesinadas.

    Achuchones

    ResponderEliminar
  23. Allá voy me encanta descubrir. Gracias por encontrarme : ) Besazos.

    ResponderEliminar
  24. No he podido evitar comentar este precioso y emotivo micro. Cuánta ternura se respira en cada coma y cada punto, en todas sus letras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar