Así funciona la mente, finalista en La Microbiblioteca

Para mí es una gran alegría que este relato haya llegado a las deliberaciones finales en La Microbiblioteca de Barberá, junto con textos de amigos y admirados como Anna Jorba, Ángela Torrijo, Ezequiel Barranco y Paloma Casado. Todos serán publicados en la recopilación final del año, pero por ahora podéis leerlos AQUÍ. Y el mío, además, me lo traigo a mi blog esperando que os guste.
........................................................................................

ASÍ FUNCIONA LA MENTE

Ilustración de Gabriel Pacheco
El cerebro humano está diseñado para relacionar acontecimientos autónomos mediante conexiones causales. Biológica, ineludiblemente. Por ejemplo, pongamos que el tímido Sr. Pou adora a la Srta. Vera desde niño y que esta tarde se atreve por fin a convidarla a una tetería. Y supongamos que, tras la audacia, el Sr. Pou tropieza perdiendo el equilibro y apoya su mano (involuntariamente) sobre el voluptuoso pecho de la joven. Bien. Imaginémosla ahora a ella, desconcertada y brusca, declinar la invitación alegando una repentina jaqueca. Es evidente que el Sr. Pou vinculará tetería con busto y traspiés con rechazo sin advertir que, de no haberse producido el bochornoso percance, la Srta. Vera podría igualmente haber rehusado la propuesta. Se trata pues de dos eventos independientes, aislados, entre los cuales la mente del Sr. Pou ha establecido una correlación causal sin motivo alguno.

O al menos eso es lo que está pensando el Sr. Pou, ahora, mientras se esfuerza por no adormilarse. Y es que la mente siempre acaba por encontrar un argumento que le permita sobrevivir a la tragedia. Aunque sea absurdo. Aunque sea tarde. Aunque el Sr. Pou ya se haya cortado las venas.

25 comentarios:

  1. Ah, la Filosofía recreativa y sus bellísimos encantos...

    Magnífica relato,amiga

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, sí, Ildefonso... ¡esas cabezas andan locas! También funciona como prevención contra el suicidio, si es que tiene de todo este relato... : )

      Eliminar
  2. Es muy bueno, Luz. Me recuerda a uno mío llamado "No comáis churros en el metro", por cómo está contado.
    Enhorabuena.
    No sé por qué blogger no me ha avisado de qeu habías posteado y estoy de seguidora. Ahora me he puesto también en google + a seguirte, a ver si así...
    Bueno, lo dicho, me gusta mucho tu relato.
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias! Igualmente. No sé yo tampoco, es que desde que se alió con google+ no entiendo muy bien lo que hace blogger, no sé donde voy a parar jeje. Google+ tampoco me resulta claro del todo porque a veces doy a me gusta, y a veces sale publicado y a veces no. Algo me estoy perdiendo, debe estar en la configuración o que no me hago con el funcionamiento.
    Con feedly en cambio estoy encantada, ahí me salen todas las novedades blogueras junticas. Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  4. Tiene brevedad, que se agradece, pulso para mantener al lector activo y es la interacción de dos historias -la verdadera naturaleza del cuento-, y un final sorpresivo, que más se puede pedir, no me extraña su galardón.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, muchas gracias por desentrañar mi relato de una manera tan inteligente! En efecto, pretendía reflejar cómo la mente humana es capaz de inventar o interpretar cualquier cosa, cualquiera, por puro instinto de supervivencia. De ahí las dos historias y el absurdo (porque somos muy absurdos), que se retuerce hasta parecer pausible. En fin, gracias por tu lectura, me da mucho gusto que lo hayas visto. ¡Un abrazo y gracias por pasarte!

      Eliminar
  5. Es fantástico. Me ha encantado.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte, Lola! Me alegro que te haya gustado (es un poquitín raro jeje)

      Eliminar
  6. Felicidades, Luz, por estar ya en el libro de La microbiblioteca, quizás en concurso más prestigioso de este mundillo. Me gusta la voz y el narrador de tu relato, el tono académico y la originalidad. Has reaparecido después de ausencia con fuerza renovada, enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Xavier! La verdad es que los que escogen en Lamicrobiblioteca siempre me apasionan, así que muy contenta de estar ahí. A mí me gustan mucho estos registros pseudo-científicos, así con un poco de ironía, me atraen y a la vez me cuestan porque en realidad soy de letras y muy sencillica. Pero bueno, como me apetece ir probando nuevas cosas voy haciendo.
      Gracias por pasarte, casi hablo contigo en Wonderland pero no pudiste estar, te mandé recuerdos!

      Eliminar
    2. Yo te escuché. Me llamaron justo cuando estaba en un tanatorio, sin cobertura, y tardé en llegar hasta la calle. Un abrazo y a ver si nos conocemos, te sigo desde que eras Alba. Un abrazo.

      Eliminar
    3. Un abrazo, Xabier, qué pena en un momento así. No sabía que desde hace tanto, me puse ese nombre en la red por mi hermana, que estaba enferma, y era una forma de estar con ella siempre. Tristemente se me fue, de ahí que dejara de escribir tanto tiempo y que ya lo haya cambiado por el mío. Uy, creo que es la primera vez que lo digo en público, me das confianza.
      ¡Seguro que algún día, muchos besos!

      Eliminar
    4. Seguro que te sigue leyendo. Besos también para ti.

      Eliminar
  7. Hola Luz, primero darte la enhorabuena por este relato y me alegra mucho estar a tu lado en esta convocatoria en la que han deliberado de nuestros textos.
    Un relato que tiene muchos ingredientes y muy bien descritos. Esa asociación de ideas, que a veces nos las hacemos venir bien, para dar la respuesta que nos interesa. Y un final que sobrecoge. Te mando besos y me alegro mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anna, siempre me hace mucha ilusión estar contigo. Pienso que las ideas que había en este sobrepasaban un poco el límite de 1200 caracteres, entonces me alegro mucho de que algunos lo hayáis entendido tan bien. Y bueno, el tuyo me gustó tanto, es una delicia. Ojalá me lo pongan al lado en el librito jejej.

      Un abrazo y que coincidamos en muchos más premios!!! : )

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Yo, cuando sea joven, seré como tú: una pluma suave, dulce y llena de talento.
    Pero para eso tendré que nacer otra vez, para ser joven, y para ser como tú.
    Pero la vida nos da muchas sorpresas. No desfallezco. Por ejemplo, en ésta, te he conocido y he tenido la inmensa suerte de leerte. Y, quién sabe, cuando sea mayor, a lo mejor, podría escribir un poquito como tú.

    Un saludo!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, lo que es tener amigos. Que me han dejado un rayito amarillo en el blog. ¡Un besazo, guapo!!!

      Eliminar
  10. Seamos realistas, todo eso estaba más que esquematizado y ambos deseosos el uno de poner la diestra encima de la siniestra y la otra de sujetarse a la menguada y encojida bola que coquetamente escondía en interfecto. Que decirte, Luciña, es un placre leerte. Mil bicos Samiliensas a las aguas Riazoreñas, digo aguas para que no se me escandalice el personal. Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj por más que te pongas científico y culturetas, al final la historia siempre te sale romántica. O sensual. Mil besos, Tigu!!!!

      Eliminar
  11. Ante todo enhorabuena por haber sido seleccionada.
    Genial, me ha encantado. La forma en la que diseccionas la, muchas veces, manera de razonar ante situaciones difíciles. Y ese final descarnado como broche de oro.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ray, por haberlo leído tan bien. Y por pasarte!

      Eliminar
  12. Así es, la maquinaciones de la mente crean laberintos intrincados: todo con tal de justificar y justificarse, convencer o convencerse, todo con tal de poder dormir bien y no perder la cordura ante el menor descuido. Terminamos justificando las actitudes de los otros, para que nos duela menos su rechazo, indiferencia, golpes, etc. Hay que maquillar el dolor como sea.

    Buen texto, saludos.

    ResponderEliminar
  13. Ya no sé qué decirte, Luz. Me encanta tu sensibilidad y la magia con la que escribes. Me declaro rendida admiradora, preciosa. Maravilloso micro, ma-ra-vi-llo-so.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  14. Tiene su puntín de humor, trágico eso sí pero humor.Dicen que hay un principio de placer y también de muerte,hay sol y sombra(no se bebe) y algunos viven en el arcoiris,con o sin unicornio,va en gustos.
    Besin,sé que no aclaro nada,pero es chulo eh?

    ResponderEliminar