Un deseo.


Tiró la moneda al pozo y pensó: "Quiero, ser mayor". La moneda volvió envuelta en un papelito que decía: Tu deseo no vale. Sobra una coma.

6 comentarios:

  1. La entonación como puede cambiar el significado de lo expresado. En este caso los signos de puntuación anulan los deseos.
    Yo le aconsejo a ese niño que pida cualquier cosa menos eso. Después se arrepentirá...

    Un gusto leerte.

    Serge.

    ResponderEliminar
  2. Jeje, ya sabes Serge, los guardianes de la ortografía, siempre poniendo pegas. Me encantan todos los micros que tratan sobre notitas encontradas, eso de las notitas me hace sonreir, no sé por qué.

    Un besazo, niño.

    ResponderEliminar
  3. jejeje Hola Beita, creo que esas son muy especiales amigas tuyas. Son bastante rebeldillas las pequeñas bribonas, yo aún no he conseguido domarlas del todo.

    Un abrazo, gracias por pasarte!

    ResponderEliminar
  4. Era muy amiga de ellas. Me gustan para hacer una pausa necesaria en la narración ya que a veces creo que escribo demasiado deprisa y se necesita coger aire y continuar leyendo. Desde que me dió el toque de atención Juan Aparicio creo que peco de escasez.

    (He conseguido poner el gadget de Seguidores y el de Seguidores en Google +)

    ResponderEliminar
  5. El ritmo de los relatos me parece lo más dificilísimo de todo. Muchas veces siento alguno mío como que no va, y uno me dice que va lento y otro que va rápido, así que pienso que también es algo muy para gustos. En mi humilde opinión, ahora vas bien, Bea, las tienes controladas : ).
    ¡Qué bien, pues voy a apuntarme para tener tus actualizaciones ya por aquí! Un abrazo!

    ResponderEliminar