El autómata... (seleccionado en ENTC 2015)

(Este texto ha sido mencionado y después seleccionado en Esta Noche Te Cuento, en una convocatoria cuyo tema era EPITAFIOS, para formar parte de la antología final con los mejores textos que se presentan a este concurso. Para leer otros seleccionados y mencionados se puede ir AQUÍ.) 

EL AUTÓMATA, MI HIJA LAURA Y LA MENTIRA QUE GRABÉ EN SU TUMBA.

Conocí al autómata en una fiesta universitaria. Deslumbrada por su envergadura y su impasibilidad ante los contoneos femeninos, resolví ser taxativa alargándole un mojito que aceptó automáticamente. Me enternecería tanto su falta de disidencia durante los meses siguientes que al año acabamos casándonos: el autómata reluciente y tieso, yo trémula como un mimbre alborozado. Y tuvimos una hija dulcísima que un septiembre marchó a Londres para estudiar escultura.
En febrero sostuve las manos tronchadas de Laura en la aséptica UCI del Wellington Hospital, suplicando su recuperación mientras mis entrañas aullaban. El autómata se quedó en casa calentando precocinados. Una prima mía, adicta a las gangas, aprovechó entonces para abordarlo y él consintió, mecánico, quizás por no oponer resistencia. Lamía obedientemente sus muslos cuando aquel zigzag verde se tensó como un látigo.

     Hasta marzo no conectaron sus móviles.

     Le mentí a mi hija en su agonía, en su misma esquela, en su propia lápida, repitiéndole: “Te queremos”. Ni Laura, ni mi matrimonio ni yo pudimos sobreponernos al accidente. El autómata sí, por supuesto: él estaba programado para superarlo todo.

     Se llama Ramiro Grandal, 49 años, natural de Huesca. Aviso por si alguna lo encuentra y lo confunde con un ser humano.

11 comentarios:

  1. :D Tomo nota, por si alguna amiga se topa con semejante cosa :)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ximo, por venir a hablar conmigo y por tu gran labor social : ). Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  3. Solo me gusta las bellezas como tú y que escriben de manera tan delicada, el autómata, conmigo estará a buen recaudo. Mil besos y mil gracias, querida Luz.

    ResponderEliminar
  4. A ti, Tigu, por estar siempre y desde hace tantos años. Muchísimos besos y ánimos!

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas felicidades, Luz, por tu selección. Es un relato extraordinariamente imaginativo, a la par que bien escrito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena! La verdad es que tus relatos no dejan impasible a nadie. Son frescos, imaginativos...me encantan.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena! La verdad es que tus relatos no dejan impasible a nadie. Son frescos, imaginativos...me encantan.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Mariola! Pues la verdad que procuro plantear cosas originales, sí, aunque no sé si siempre resultan originales. Este año estoy teniendo mucha suerte, ya vendrán épocas de vacas más flacas. En todo caso con que me lea gente tan amable y con tan buena disposición como tú tengo suficiente. Un abrazo enorme, gracias por venir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si siempre resultan interesantes, quería decir. Ains.

      Eliminar
  9. Acabo de leerlo en la ENTC, Luz y vengo a decirte que tu autómata, tan indiferente y apático él, me ha provocado un mar de emociones. Genial.

    ResponderEliminar
  10. Uy, tuve mucha suerte de llegar hasta ahí desde la reserva. Pero la cosa cerfifica que, para gustos colores, hasta en los jurados. Me alegro que te haya gustado, María, un besazo enorme!

    ResponderEliminar