El último farero de Bell Rock

(Hace 200 años, los escoceses construyeron un faro mar adentro. Su base solo es visible cuando baja la marea.)

  Cuentan que trabajaba allí para superar el pánico al agua que padecía desde niño. Pero la vio nadando desde la linterna, y a partir de entonces, cuando el temible Mar del Norte llegaba al primer piso, abría la ventana para acariciar sus escamas.

     Dicen que la sirena tenía demasiado miedo al aire para alcanzar tierra firme, pero al alejarse arrastrada por las olas suplicaba: "Arrójate". Que pasaron muchos años amándose solo durante la pleamar, hasta que una mañana encontraron sus cadáveres ancianos tendidos sobre la roca. Nadie sabe si saltó al fin y la sirena arrastró su cuerpo ahogado para expirar juntos, o fue ella quien no quiso desprenderse de su cuello, y viéndola asfixiada entre sus brazos el infeliz se precipitó al océano.

    En Arbroath aseguran que vencieron al miedo mucho antes, y vivieron juntos entre mar y tierra hasta que sencillamente llegó su hora. Y mirando hacia la luz de Bell Rock, hoy tristemente automatizada desde una lejana central en Edimburgo, se consuelan pensando que, suceda lo que suceda, el amor siempre nos permitirá respirar en un mundo irrespirable.

35 comentarios:

  1. oh Alba, que relato más hermoso y romántico. Seguro yo era esa sirena y reencarne en humanoide, como castigo porque siempre estoy a la pesquisa de un gran corazón que me enseñe a respirar de su amor.

    Seguro al final de mis días cuando sea una anciana va a aparecer ese.. y no pierdo la esperanza porque como vi la película el amor en los tiempos del cólera, eso me ha dado bríos y tengo las tenazas bien puestas para echarle el guante cuando aparezca je,je. Un beso con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  2. jjaja, pues claro, reina, pero cuántos no habrá por ahí con ganas de arrojarse... claro que pocos pueden sobrevivir fuera de su elemento natural, los fareros son seres con las costumbres muy fijas. Habrá que no solo alumbrarlos, sino poner señales de dirección obligatoria a ambos lados de la vía, o colocar trampas en todas las desviaciones para que no se salgan del camino que marca su propio corazón : )
    Un besazo, guapísima, siempre una alegría que vengas a verme : )

    ResponderEliminar
  3. Una historia muy bonita y romántica, narrada en forma de anécdota que le ha quedado muy bien. Supongo que los fareros entre el espacio de prender y apagar el faro tienen todo el tiempo del mundo para ser seducidos por las sirenas.

    Saludos luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Beto. Emocionada después de haber leido tu traducción, pienso que hay algunos fareros que encienden la luz de la generosidad cuando aparecen. Un abrazo enorme, abajo te contesto más.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Pues eso es, sencillamente, un placer de escuchar. Muchas gracias, Antonio, un abrazo.

      Eliminar
  5. Precioso, ya lo he leído varias veces y cada vez me gusta más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ruequita, me alegro de que te guste, con lo dulce que eres. Un abrazo, hilandera.

      Eliminar
  6. Una maravilla, Alba. ¡Clap clap clap clap clap!
    Me quedé suspirando.;)
    Saludos van.
    San Montelpare

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. : ) me puse romántica eh? Muchas gracias, Sandra, abrazos volanderos!

      Eliminar
  7. Qué bien cuentas historias de amores legendarios.
    Un trino
    Juan M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que, si los gatos ronronean cuando están satisfechos, a mí me toca gorgear cuando vienes. Muchas gracias Juan!

      Eliminar
  8. Precioso relato, entre el romanticismo y la leyenda.
    Precioso de veras.
    Unos besos dulces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te lo haya parecido, amigo. Besazos siempre, y gracias!

      Eliminar
  9. Precioso Alba, y yo que pienso que nadie ha vuelto a ocupar el faro por no perturbar a los amantes, mira que te digo, je je.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmmmmm ese se me antoja un precioso epílogo para mi cuento. Seguro, seguro que fue por eso. Un abrazo, Miguel, gracias por venir!

      Eliminar
  10. Es verídico, es hermoso y es la leche....
    Me pregunto como haré yo para vencer el miedo a tú ausencia. Desde mi Sur a tu Norte, mi cariño y un fuerte aplauso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te hará falta, porque estaremos siempre hasta que encuentren nuestros cadáveres viejitos encima de una roca : ). Un abrazo, Tigu, cariños grandes. Bonito.

      Eliminar
  11. Ay Alba!
    Qué precioso texto,entre la realidad y la ficción,con esa narrativa ágil que me gusta tanto de ti y un final de lujo( me gusta pensar que el amor siempre sale victorioso)
    Como siempre es un placer disfrutar de tus maravillosas letras.

    Un abrazo inmenso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto tiempo, guapa! Me alegra que te haya gustado, y encontrarte por aquí. Muchísimos abrazos, voy a ver que andas haciendo. Espero que estés pasando un buen verano!

      Eliminar
  12. Te he dejado mi comentario en ENTC. No me importa repetirlo: LA BELLEZA ES... EL ÚLTIMO FARERO DE BELL ROCK.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha emocionado mucho leerlo. Sabes lo que aprecio tu gusto y tu sensibilidad, y que a ti te parezca hermoso es un gran premio para mí. Gracias, Bea, de corazón, por el apoyo. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  13. THE LAST GUARDIAN OF BELL ROCK

    (200 years ago, the Scots built a lighthouse at sea, its base only being visible at low tide.)

    It’s said he used to work there, to overcome the fear of swimming he suffered since childhood. But one day, the spotlight showed her swimming and thereafter, when the terrible North Sea would reach the first floor, he would open the window to caress her scales.

    Some people say that the siren was frightened of the fresh air, which kept her off the mainland and while she was swept away by the waves, she begged: “Throw yourself”. They spent a lot of years loving each other only at high tide; until one morning their elder bodies were found lying on the rocks. No one knows if he finally jumped and the siren dragged his drowned body to die with him or if she would not let go of his neck and watching her suffocated in his arm, the unfortunate man rushed into the deep ocean.

    In Arbroath, it’s firmly believed that they beat the fear long before and lived together between sea and land until they passed away. And now looking towards the Bell Rock’s light, sadly automated from a distant central at Edinburgh, they take comfort in knowing that whatever happens, love will always allow us breath in an unbreathable world.

    ResponderEliminar
  14. Luz, me he tomado la libertad de hacer una traducción un poco rudimentaria de su excelente texto. Ojalá se ajuste a la historia del mismo, le sugiero se lo dé a revisar a alguien más ya que no soy traductor, ni nada por el estilo. El señor Carlos Parra (no sé si ha leído su trabajo) lleva un blog en inglés y español (http://themicrostories.blogspot.com/) quizá podría darle una opinión.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Beto, por favor, no tengo palabras para agradecerte. Pues se lo enseñaré a alguien más si me lo pides, pero a mí me ha sonado perfecto, Beto.
      Gracias, muchísimas, de verdad, lo enviaré a Arbroath a ver si les gusta. Me gustaría agradecer tu gentileza y generosidad mandándote algún detalle de mi tierra, si me das una dirección a donde pueda... en serio me encantaría, puedes contactar conmigo desde triple C o en mi correo lucita.perez.vara@gmail.com
      Un abrazo enorme Beto, de esto no me olvido. Gracias emocionada.

      Eliminar
  15. Si te apetece compartir tus relatos, echa una ojeada a ésto:
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bonito, Marga, y veo por allí a algunos amigos! Gracias por invitarme!

      Eliminar
  16. Alba, pienso que haces cuentos betadine o "cuentos masaje" que suena mejor,jeje. Aunque para uno es muy romántico,jeje , es indudable que "El último farero de Bell Rock" está bordao, lo que ye, ye como dicen en Asturias.
    Besínos y buen verano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmmmmm pues pienso que tú darías vueltas y vueltas sopesando si tirarte, pero que te arrojabas, te arrojabas : ). Gracias, Bluessiño, y por estar siempre. Buen verano para ti también!

      Eliminar
  17. Preciosa historia Alba, llena de misterio, un amor casi imposible y mucho romanticismo. Me ha encantado leerla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi imposible es la clave : ). Gracias, Alfonso, me encanta que la hayas disfrutado. Abrazos grandes!

      Eliminar
  18. ¡Breve pero muy intenso! Además romántico. Muy bueno tu relato.
    Un saludo desde Pergamino, Buenos Aires.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo, Diego, en verdad prefiero hacerlos cortos porque no soporto la sensación de que puede cansar. Un abrazo para ti y para mis hermanos de allá : )

      Eliminar
  19. Alba:
    Las tres alternativas son posibles. El amor es tan inexplicable y tan fuerte que puede romper cualquier miedo.
    El señor y su sirena están ahora juntos en un lugar donde él y ella pueden entrar y salir del mar sin temor y cuantas veces quieran.

    Un gusto leerte.

    Serge.

    ResponderEliminar
  20. Siento no haber hecho el seguimiento de ENTC en Julio, Alba. Pero un pajarito me ha comentado lo excepcional de este relato y aquí estoy comprobando que, efectivamente, brilla con luz propia sobre un mar de letras. Sugerente, emotivo, romántico y genialmente escrito. Mi enhorabuena y un beso fuerte

    ResponderEliminar